Personalización


Escuchamos a nuestros clientes y fabricamos productos personalizados para satisfacer sus requisitos. Como hacen los sastres, cosemos nuestros productos a medida de los clientes. La satisfacción de nuestros clientes siempre es lo primero, por eso hemos hecho y seguimos haciendo del concepto Taylor Made uno de nuestros valores más importantes.

De acuerdo con el cliente, definimos las condiciones técnicas de uso y desarrollamos productos específicos (con las materias primas, los ciclos y las temperaturas de cocción del cliente) gracias a nuestras plantas piloto con que simulamos el proceso de producción del cliente. Según ese mismo principio, garantizamos una serie de controles durante la producción para obtener una constancia de uso del producto y una calidad sin igual.

El Taylor Made nos acompaña desde siempre, desde la primera producción de pigmentos inorgánicos de esmalte para cerámica, y sigue siendo uno de nuestros valores más importantes, por ejemplo en el desarrollo de materiales cerámicos digitales.

Los materiales cerámicos digitales, gracias a la amplia gama de efectos que se comercializan actualmente, aportan a la pieza cerámica efectos especiales y, por lo tanto, un importante valor técnico y estético. Sin embargo, para obtener el máximo rendimiento, técnico y estético, hay que poner a punto los productos cerámicos con estas tintas matéricas digitales en las condiciones técnicas del cliente.

Según los esmaltes, el engobe, la temperatura o el ciclo de cocción que se utilizan, los materiales digitales pueden tener varios efectos técnicos y estéticos.

Por ejemplo, una tinta brillante puede ser ideal en algunas situaciones, en otras puede desaparecer y no verse, en otras puede crear un corazón negro. Por otra parte, una tinta blanca puede ser ideal en algunas situaciones, poco opaca en otras, refractaria en otras y así sucesivamente.

Por eso es muy importante, ahora más que nunca, probar los productos en las condiciones del cliente para garantizar el máximo rendimiento y constancia.